Hay diversas causas por la que se nos puede romper uno o varios dientes, pero ante cualquier de ellas lo ideal es consultar a tu dentista para determinar si es necesario algún tipo de tratamiento y plantear una solución óptima.

Si se trata de una pequeña rotura podemos rellenar la zona dañada con una resina especial que queda muy natural o colocar una carilla para disimularla.

Si, por el contrario, se trata de una rotura grande la solución dependerá del daño que haya generado, si ha afectado a la raíz del diente. En tal caso debe colocarse una corona de porcelana o resina al paciente.

Siempre que sea posible será recomendable que llevemos el diente a nuestro dentista para ver si puede volverse a reimplantar lo antes posible, puesto que cada minuto que pasa, mueren células en la raíz del diente. Su reimplantación dentro de los primeros 30 minutos ofrece mayores probabilidades de éxito.

Existen distintos tipos de fracturas y con cada una de ellas una técnica:

  • Rotura del esmalte: si ésta es menor de 2mm simplemente puliremos el diente, y si es mayor se rellenará con la resina que hemos nombrado antes, llamada composite.
  • Rotura de la dentina: la dentina, como os informamos en posts anteriores, es la capa que está debajo del esmalte. Si la fractura afecta a la misma será necesario proteger el diente con una resina para más tarde reconstruirlo.
  • Traumatismo en el nervio: existen diversas técnicas dependiendo de la gravedad del traumatismo, que consistirán en la extracción de parte del nervio o su extracción completa.
Dientes rotos, ¿qué hacer?
Tagged on:                                                                             

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *