Una persona con diabetes tiene un escaso o nulo nivel de una hormona conocida como insulina, lo que provoca que la glucosa se acumule en la sangre y pueda dañar ciertos órganos como ojos, riñones, corazón o las extremidades.

Pero esta patología también puede influir en la salud buco-dental de aquellas personas que la sufren, ya que la periodontitis, la sequedad bucal y la lenta cicatrización de las heridas pueden convertirse en un riesgo común para este tipo de pacientes, teniendo a su vez un efecto boomerang al aumentar los niveles de azúcar en sangre dificultando el control de dicha enfermedad.

Los altos niveles de glucosa hará que también  estén presentes en la saliva, siendo más proclive la aparición de caries por la proliferación de bacterias y placa bacteriana que recubre los dientes.

Pero teniendo un cuidado adecuado y las revisiones pertinentes no hay por qué alarmarse. Es por eso que vamos a daros algunos consejos para reducir los riesgos producidos por esta enfermedad:

  • Mantener controlados los niveles de glucosa en sangre
  • Visitar al dentista cada 6 meses o siempre que se detecte algún problema
  • Mantener una buena higiene bucal, lo que se traduce en salud
  • No fumar
  • Evitar la pérdida de piezas dentales consiguiendo un buen estado del hueso
  • Controlar la colocación de las prótesis dentales, si las hubiera, evitando llagas o roces
  •  asudualmente el estado de la boca

Esperamos haberos ayudado y no dudéis en preguntarnos si seguís teniendo alguna duda al respecto.

Salud bucal en personas con diabetes
Tagged on:                                                                     

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *