Todos hemos oido hablar del bruxismo, aunque es más comunmente conocido como rechinamiento de los dientes.

Uno de los desencadenantes principales de esta patología es el estrés, aunque puede ser debido a otras causas como una alineación inadecuada de los dientes, la alimentación, la postura o los hábitos de sueño, por ejemplo.

Las consecuencias más evidentes del bruxismo son la sensibilidad dental, insomnio, dolor mandibular, de oído y sobre todo dolores de cabeza, y esto es debido a la presión que se ejerce sobre los dientes de manera involuntaria, lo cual hace que se produzca más cantidad de ácido lácteo, causante del dolor muscular. Cuando esto ocurre son muchos los músculos implicados, que acaban sobrecargándose

Existen varias alternativas para solucionar este problema, dependiendo también de la causa principal que lo genere. La solución más común y efectiva es la aplicación de una férula de descarga que limite la presión muscular y prevenga un desgaste dental exagerado. También el dentista puede diseñar un plan especializado de acción en cada caso.

Algunos recursos que también suelen utilizarse para paliar esta patología son los siguientes:

  • ejercicios de relajación
  • aplicación de frío-calor en la zona
  • beber mucha agua
  • masajear la zona

En cualquier caso, siempre debe ser tu dentista quien te aconseje qué hacer.

Bruxismo, qué es y cómo solucionarlo
Tagged on:                                                             

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *